Ali Al-Dimshawy – NO hay más madre que la que tenia

  • NO hay más madre que la que tenia


    Ha muerto mi madre y no sé en que abrazos la puedo llorar.

    Hace un año la vida me machacó, era extranjero en un país extranjero, me llamó y lloré como un niño y me refugié a ella como un superviviente del volcán.

    Abrió sus abrazos húmedos, me restauró y me devolvió a la vida.

    Cuando todas las heridas de mi alma regresaban a ti y me hacías entrar en el fulgor de tus ojos, me tocas y vuelvo a la vida. Ahora gritan mis penas: ¿Quién te salva de mí?

    Mi madre me amamantó con su corazón y no me escondió nada de su paraíso. Me enseñó como ser piadoso y como apoyar mis dolores en su existencia e irme.

    Mi madre me agobió con su amor y después se fue.

    Si muriera tu madre descubrirías cómo dos palmas de manos pequeñas llevaban el mundo en tu lugar, mi espalda me duele madre.

     

    Mi cuerpo estará pegado a tus brazos.

    Dice el jeque que tú ahora no me escuchas, no me lo creo, madre, haré lo que me dijiste, seguiré hablando contigo por las noches y cerraré los ojos para oler tus brazos.

     

    ¿Acaso te metí yo en tu tumba?

    ¿Cómo pudo mi cuerpo que hiciste tú, cómo pudo estar plegado para llevarte a la tumba?

    ¿Qué maldición me hizo levantar entre los vivos para recibir el pésame?

    ¿Dónde puedo enterrar mi fuego, madre?

    ¿A quién llamo “madre”?

    ¿Quién es la mujer que levanta mi cara entre sus manos y me besa para que crea que sigo vivo?

    ¿Quién es esa mujer que me alimenta de sus lunas y no sentiré hambre jamás, pendiendo el Corán en mi bolsillo para que no me pierda?

    ¿Quién me regañará cada vez que me haga daño?

    ¿Quién sabrá que estoy enfermo y muy lejos y con sus súplicas a Dios me curará?

    Confieso que no hay más madre que la madre.

    No hay más madre que la mía.

     

     

    Ser huérfano no me hiere,

    pero tengo pánico de que no estés aquí.

     

    Cuando era niño muchas veces me escondía de ti ¿Te acuerdas?

    Bastaba con ponerte tu bolso para que me levantara de mi refugio llorando

    ¿Ibas sin mí?

     

    Me enseñaste todo lo que sé y no me dijiste como podría andar en la vida sin ti.

     

     

    * Para leer el texto arabe original click Aqui